¿Por qué escribo un blog?

2

Un blog lleva horas de trabajo. Muchas horas de trabajo. Cada artículo puede suponer un par de horas largas. Si estoy publicando 2 a la semana, esto supone 4 horas a la semana. Y como diría Tim Ferriss, eso ya es una semana laboral. Si a eso le sumas las horas que estás pensando en qué escribir, que buceas por otros foros leyendo y alimentándote de los demás, que lees libros por poder comentarlo, que comentas con otros, que sigues twitter o Reddit, … suman varias horas más. ¿Por qué lo hago? Por dinero, ahora mismo no. En el momento de escribir estas líneas no tengo publicidad en el blog ni nadie me patrocina por hacerlo. Entonces ¿Por qué lo hago?

La respuesta es sencilla: Porque me gusta.

Me gusta hablar. Perdona, me gusta mucho hablar. Y me gusta mucho escribir. De hecho casi escribo más rápido de lo que hablo. Vomito texto a una velocidad muy grande. Me gusta tanto echar la parrafada, que tengo que estar poniéndome freno en el trabajo y en la vida personal para no estar aburriendo a todo el mundo. Y aún así, les aburro. Pero en un blog, puedes explayarte lo que quieras, así que se convierte fácilmente en un vicio.

¿Pero sólo porque me gusta escribir? No, hay algo más. También me gusta enseñar. Me encanta dar clases. En la universidad tardé poco en dar clases particulares y en montar cursillos de cualquier tema que dominaba. Así que también hay algo de esto en escribir un blog. No es sólo contar mi opinión. Es enseñar. Todas las semanas tengo mis horitas de clases hacia el mundo gracias a mi blog. Con esto me quito gran parte del mono de enseñar. Sí, lo sé, es sólo metadona de enseñanza, no es la droga dura de estar explicando en una clase, pero sirve para sobrevivir.

¿Pero sólo porque me gusta escribir y enseñar? No, definitivamente no. Hay algo más. La necesidad de conectar con otros. En un trabajo conectas con mucha gente. Pero necesito conectar más. Necesito poder contar mis ideas y que la gente me diga “Bien explicado” o “No estoy de acuerdo” y me enseñen otro punto de vista. Necesito que Internet sea una vía de comunicación bidireccional. Escribir un blog me permite ver que hay gente que me hace “me gusta” en LinkedIn. O gente que cada cierto tiempo te pone un comentario pensando que está en contra. O que te hace un retweet en twitter. Conectar, es quizás la clave en todo esto del blog.

Escribir, enseñar, conectar… ¿Es eso todo? Hay una última cosa que me motiva a hacerlo. Y voy a ser sincero con vosotros. Por necesidad de reconocimiento. Es esa pizquita de egocentrismo que necesita que de tanto en tanto me digan “Qué bien has hecho eso Jose”. A todos nos gusta que a veces nos digan esto. Y un blog consigue eso. De tanto en tanto alguien te felicita por un artículo, y yo me meto en la cama esa noche más hinchado que un palomo. O de repente ves en la webmaster tools de google que alguien te ha referenciado y ha elaborado algo a partir de lo tuyo.

Y ese es el resumen. Un blog me permite escribir, me permite enseñar, me permite conectar y me otorga reconocimiento y realización personal. Es mucho lo que recibo por sólo unas horas de trabajo a la semana.

¿Y tú por qué me lees? ¿Te gusta lo que escribo? Pues si te gusta, te pediré un favor: Participa. Comenta el artículo, a ser posible en este mismo blog. Dime que esto no te gusta, o que tu lo ves de otra manera, o ponme un link a otro artículo que tú has escrito en otro lado. Pero algo. Si crees que con mi trabajo has ganado algo, y que merezco alguna recompensa sólo te pido que participes, muy de tanto en tanto. Ese granito de arena es el que me llena de gasolina y hace que escriba cada día.

Gracias.

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

2 comments

  1. Julio 14 marzo, 2018 at 17:17 Responder

    Enhorabuena por tu sinceridad y por el blog. Voy con retraso pero te leo. Te leo porque me gustan tus artículos. No comparto el 100% de lo que escribes muchas veces, pero por eso mismo me gusta leerte. Intentaré comentar un poco más

    • Jose M. Huerta 15 marzo, 2018 at 07:36 Responder

      Encantado que me leas. Casi todo lo que escribo es atemporal, con lo que el retraso en la lectura no es ningún problema. De hecho la mayoría de lo que publico lleva ya meses escrito esperando a que le toque su turno.
      Y me encanta que no compartas el 100%. Y todavía me encantaría más, si cuando no lo compartes, comentases, diciéndome lo equivocado que estoy. Que así también aprendo. Ya sé que has comentado otras veces, pero siempre bueno. A ver si me metes un poco de caña…

Post a new comment