Ventajas de una revolución tecnológica

0

En mi trabajo anterior como responsable de un equipo de desarrollo iniciamos el proyecto Fénix. Dicho mal y pronto, consiste en replantearse toda la arquitectura de forma que cualquier nueva aplicación se haga según un nuevo paradigma y poco a poco todos los sistemas se vayan migrando. Pasamos de grandes aplicaciones monolíticas y una super librería en Java, a utilizar frameworks RAD (centrados en Spring Boot) y una arquitectura basada en microservicios. Resumiendo, una fase importante dentro de una transformación digital.

Hace algo más de un mes cambié de trabajo, cuando llevábamos poco más de un año desde que iniciamos la aventura y los frutos que estábamos recibiendo no eran los esperados, eran mejores. Hay muchos aspectos que no era capaz de imaginar que mejoraron notablemente. Por lo que si te estás preguntando si te ha llegado el momento de cambiar, aquí te dejo algunas ventajas en las que es posible que no hayas caído.

La primera ventaja ha sido en permitir QA. Pero no un QA de tests de regresión y punto. No, os estoy hablando de un QA de verdad. Hablamos de tener QA desde el inicio del proyecto opinando sobre la solución y metiéndose hasta la cocina. La verdad es que conseguir esto con la arquitectura antigua, hubiese sido muy complicado.

La segunda ventaja es la de aumentar la funcionalidad técnica a un coste ridículamente bajo. Hablamos de ampliar el producto con funcionalidades que no nota negocio directamente, sino que nos hacen la vida mucho más fácil, y que prácticamente vienen de serie con la nueva arquitectura. Gestión de errores, métricas, creación de servicios REST, publicaciones en Swagger, capa de seguridad, etc. Un sinfín de funcionalidades que antes nos hubiesen supuesto un coste y que ahora se consiguen, como dice el arquitecto, con “una simple anotación en java”. Es casi como enchufar un plug-in y que la magia del framework haga efecto.

La tercera gran ventaja, derivada quizás de las dos anteriores, es el reducido número de errores en producción. La cantidad de errores que se están teniendo en las aplicaciones que salen a la luz es ridícula. Aquí hay que destacar la reducción de la interdependencia entre aplicaciones. Antes, al usar librerías compartidas era relativamente sencillo que un cambio en una aplicación requiriese un cambio en una librería, que afectaría a todo el resto de aplicaciones. No había capacidad de probarlas todas, por lo que siempre era posible que al tocar una rompiésemos otra. Esto ya es del pasado. Al irme, pocas de estas aplicaciones estaban en producción, pero los resultados hasta el momento han sido espectaculares.

Y la última gran ventaja, y esto ha sido una sorpresa, es el aumento de la motivación. A la gente no le gusta trabajar con tecnologías del pasado. Le gusta estar a la última. Me encontré con gente que cuando le contabas el proyecto quería venirse con nosotros. Las entrevistas de trabajo ya no eran simplemente un regateo de salario, se podía ofrecer algo más. Y esto es quizás en donde hemos tenido el mayor retorno. Es algo que no me esperaba. Pero la verdad es que era de esperar. La verdad es que cuando hablo con un colega de otra empresa se me llena la boca de orgullo al hablar del stack de tecnologías que diseñamos. Y eso que yo no pude jugar con ese juguete. Imagínate entonces lo que deben decir los que sí están jugando con este juguete. Vamos, es como si fuesen niños fardando de su play station 5 cuando en el colegio todos los demás juegan con la play station 3.

Es cierto que esta transformación está requiriendo un montón de esfuerzo de todos. Es cierto que no ha sido gratis. Pero creo que el retorno está superando con creces lo invertido. Así que si estás dudando, sinceramente te animo a dar el paso, aunque sea discreto. Y te doy un par de armas más para ayudarte con ese business case que tendrás que desarrollar. No tardarás en darte cuenta de que es la decisión correcta.

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en Sunhotels, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios