Misión, Visión y Valores en un equipo autogestionado

0

Ya os adelanté que hay grandes herramientas en el mundo de la gestión que un equipo autogestionado puede utilizar, y que dichos equipos en el mundo del desarrollo ágil suele tender a despreciar. Y os prometí que iría poco a poco publicando mi visión de cómo esas herramientas pueden utilizarse en los equipos ágiles. Así que hoy toca otra.

Estrategia

Hoy hablaremos de estrategia. Gran parte de la gestión se basa en la toma de decisiones. Pequeñas decisiones que poco a poco van marcando nuestro rumbo. Si tenemos claro cual debe ser ese rumbo, podemos alinear esas decisiones. Si no, iremos sin rumbo. Como una mota de polvo en el aire que se mueve aleatoriamente en el aire siguiendo un movimiento Browniano.

Y ese movimiento Browniano lo he visto en ocasiones (muchas conmigo en cabeza) en equipos en los que en cada retro, se tomaban decisiones pensando en mejorar, pero sin rumbo fijo. Dando tumbos de un lado a otro sin encontrar donde caer. Los equipos autogestionados tienen un handicap añadido: no hay un cerebro común, sino una colmena de cerebros. Esto que para muchas cosas es muy positivo, para otras puede ser negativo. Como hormigas tirando todas de una miga de pan, cada una en su dirección, y la miga que no termina de avanzar. Cuando es una persona la que lidera, inconscientemente traza un plan. Pero cuando es un equipo, ese plan no se traza de forma inconsciente, debe ser de forma consciente.

No hay viento favorable para el barco que no sabe a dónde va

Séneca

La estrategia nos permite marcar ese plan. Nos permite definir hacia donde queremos ir, y tener esa referencia para la toma de decisiones. Cualquier estudiante de administración de empresas estudia estos conceptos, porque son claves a la hora de dirigir una empresa. Pero de la misma manera que son claves para una empresa, pueden ser muy útiles para el equipo.

Los conceptos clásicos

La estrategia de una empresa se suele fundamentar en el plan estratégico. Se trata de un documento que se actualiza en periodos de tiempo muy grandes (de 3 a 5 años habitualmente) y que intenta servir de guía para la toma de todas las decisiones de la empresa. Y el primer punto del plan estratégico es la definición de la misión, visión y valores. Estos tres conceptos van a ser el centro del plan y sobre el que se desarrollará todo el resto del plan.

En una empresa habitualmente estos conceptos se definen como:

  • Misión: Define la razón de ser de la empresa. Describe la activad de la empresa, qué hace, dónde y como.
  • Visión: Es la ambición para el futuro. Lo que espera ser y conseguir. Describe dónde le gustaría estar dentro de X años.
  • Valores: Son los conceptos por los que se regirá la empresa. Son aquellos aspectos que la empresa considera que debe potenciar, ya sea porque le ayudará a conseguir su visión o porque consideré que éticamente está obligada.

La misión de una empresa describe la activad que se espera que haga. Si hay algún concepto clave que la defina, debería incluirse en la misión. La visión parte de la misión y dice a donde puede llegar. Las decisiones se tomarán en ese camino. ¿La empresa quiere crecer? ¿Quiere tener el producto número uno del mercado? ¿Quiere ser reconocida por su calidad?

Si estoy en una empresa y tengo que decidir entre rediseñar unas pantallas o adaptar las actuales a RTL, dependiendo de la visión que tenga, debería coger una cosa u otra. ¿Queremos expandirnos a los países árabes? Cogeremos RTL ¿Queremos tener un producto con imagen muy moderna? Rediseñaremos las pantallas.

Los valores suelen ser una lista de conceptos que se pretende definan la cultura de la empresa. Y por supuesto afectarán a casi todas las decisiones que se tomen. Lo normal es escoger entre 4 y 7 valores, siendo quizás 5 y 6 lo más habitual.

Lo mejor para entenderlo es ver ejemplos de misión, visión y valores que han puesto varias empresas famosas. Te harás una idea rápida de lo que son.

Aplicarlo al equipo autogestionado

Ahora vamos a la chicha del artículo. ¿Cómo esto que parece un rollazo puede servir a un equipo?

Cuando un equipo de desarrollo se crea, pasa un par de meses definiéndose. Las retros en esta etapa van a tope. Pero pronto, las retros comienzan a ser aburridas y se toman pocas decisiones. Si esto pasa es que no tenemos un rumbo y convendría definirlo. Así creo que el equipo podría hacer el ejercicio de determinar su misión, visión y valores.

Misión

¿Cuál es el alcance del equipo y qué misión se le ha encomendado? En este punto hay poca creatividad. Es más bien definir lo que ya se sabe. Bueno, la verdad es que siempre que he intentado hacer esto en un equipo ha habido sorpresas y han salido las zonas grises. “Es que esto no sé si me toca hacerlo”, por ejemplo.

Definir la misión nos centrará. Puede ser el equipo que desarrolla los productos A, B y C. O el equipo que tiene la propiedad de los productos A, B y C, incluyendo desarrollo, soporte y mantenimiento.

Pero hay una oportunidad de oro en la misión, y es dejar claro para quién trabajamos: negocio. Ejemplo de misión que podría darse:

Desarrollamos, mantenemos y definimos el portal e-commerce de la empresa, maximizando las ventas y la satisfacción del personal de negocio.

Digo que hago y donde. Digo como me mido, como considero si hago bien mi trabajo o no. Es como resumir en una o dos líneas lo que creemos que se espera de nosotros.

Ya te aviso que la primera vez que te pongas a hacerlo con un equipo habrá sorpresas. Y verás como no todos tienen la misma idea de lo que debe hacer ese equipo.

Visión

Yo lo resumiría en ¿Dónde queremos estar dentro de un año? O en dos años. Es plantarse el gran objetivo del equipo. ¿Qué es lo que más os impide cumplir esa misión? ¿Qué es lo que podríais hacer como equipo para dar todavía más valor a negocio? Si todo saliese perfecto, y a pedir de boca, ¿Donde creéis que estaréis en ese tiempo?

La visión no es algo cuantitativo, es cualitativo. Se habla más de sensaciones que de hechos. Es muy común hablar de “los mejores”, “los primeros” y cosas similares en las visiones.

Ejemplos de visión que podrían tenerse:

Proporcionar la velocidad que negocio necesita, siendo los más rápidos en entregar las nuevas funcionalidades y con un producto entregado tan robusto que negocio nunca lo vea fallar.

Ser expertos tecnológicos entre los equipos de desarrollo y liderar el cambio de arquitectura que el resto de equipos aplicarán.

Se podría considerar la visión como un super-objetivo abstracto. Se pueden plantear conceptos sobre el propio equipo o sobre los productos que este equipo entrega. Todo vale. La idea es que el objetivo se marque una meta de a dónde quiere llegar.

Valores

Aquí el equipo debería nombrar 5 conceptos que considere claves para cumplir su objetivo y alcanzar su visión. Aquí hablamos de cultura, de estilo, de forma de ver el trabajo y de filosofía. ¿Nos gusta documentar las cosas? ¿Nos gusta ser rápidos? ¿Nos gusta ir a la última, aplicando las últimas versiones?

Ejemplos de valores que se podrían tener en un equipo ágil:

  • Compañerismo
  • Equipo
  • Velocidad
  • Excelencia
  • Innovación
  • Reacción
  • Coherencia
  • Veracidad
  • Autoformación
  • Transparencia
  • Compromiso
  • Cumplimiento
  • Resolutivos
  • Respeto
  • Autosuperación
  • Autocrítica
  • Etc.

Hay infinidad de valores. La idea es encontrar con cuales de esos valores nos sentimos más identificados y cuales son los que nos ayudarán con nuestra misión y visión.

El siguiente punto sería declinarlos. Es decir, explicar como esos valores se aplican a nuestro equipo. Así evitamos que haya dobles interpretaciones. Por ejemplo:

  • Equipo: Las tareas son de todos, no de uno sólo. Si alguien falla, todos fallamos. Sólo así lograremos el éxito de todos.
  • Compromiso: Nos gusta comprometernos con negocio, para que sepa cuando le haremos las entregas. Y cumplimos siempre nuestros compromisos.
  • Resolutivos: Nuestra prioridad es el software en producción. Cualquier problema o incidencia la resolvemos muy rápidamente.
  • Etc.

Conclusiones

Hablamos de una técnica habitual en empresas y productos, y que puede aplicarse (y se aplica) en departamentos o equipos. Darnos un rumbo hará que los pequeños empujones de mejora vayan en una dirección, en vez de ir como pollo sin cabeza.

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios