La singularidad

0

Un concepto que me llama bastante la atención es de la singularidad tecnológica y recientemente me puse a pensar en un símil con el desarrollo informático. ¿se me va la olla? Probablemente sí. Pero aún así me parece divertido. ¿Me acompañas en esta locura?

Empecemos por el principio, que suele ser una buena costumbre. Y el principio, es entender la singularidad. Hazte la siguiente pregunta: ¿Cuales han sido los grandes avances de la humanidad? Es decir, esos momentos en los que un descubrimiento o innovación ha cambiado el curso de la historia y la forma de vivir. A mí, a bote pronto, se me ocurren:

  • 700.000 a.C. – Fuego
  • 7.000 a.C. – Agricultura
  • 5.000 a.C. – Escritura
  • 3.000 a.C. – Metalurgia del bronce
  • 1.200 a.C. – Metalurgia del hierro
  • 1.450 – Imprenta
  • 1.492 – Descubrimiento de América
  • 1.698 – Máquina de vapor
  • 1.838 – Telégrafo de Morse
  • 1.860 – Motor de combustion
  • 1.880 – Bombilla
  • 1.903 – Avión
  • 1.928 – Penicilina
  • 1.942 – Primer reactor nuclear
  • 1.973 – Móvil celular
  • 1.990 – World Wide Web
  • 2.001 – Redes 3G (Banda ancha móvil)
  • 2.003 – Genoma humano

Y se me olvidan muuuchos. Pero para lo que quiero explicaros es suficiente. Si os fijáis, veréis que los grandes avances se producen cada vez más rápido. Antes había que esperar miles de años para un avance, luego fueros siglos, décadas y ahora prácticamente cada año se descubre algo importante. Hay autores que dicen que este crecimiento es asintótico. Es decir, que la aceleración será infinita en un momento determinado. Quizás el más famoso es Raymond Kurzweii, que en su libro “The Singularity is near” predice que esta singularidad se producirá en 2045.

Al final, lo que sí está demostrado, es que el avance tecnológico acelera nuestra productividad, que a su vez permite nuevos avances en menos tiempo. Por lo que nuestro crecimiento es exponencial.

Ahora vamos al desarrollo de software y las TI. ¿Qué avances hemos tenido? Desde los inicios del desarrollo de software allá por 1940 hasta el día de hoy también se produce el mismo efecto que hemos visto antes. Por un lado en las tecnologías. Durante mi etapa de universidad y doctorado viví un monopolio de C y C++, aunque sé que en las empresas se movían otros lenguajes aún más antiguos como COBOL. Poco a poco, comienzan a aparecer nuevos lenguajes y veo como el ritmo de aceptación y olvido se acelera. Me da la impresión de que entran lenguajes nuevos, paradigmas nuevos y frameworks nuevos a un ritmo cada vez mayor. Go, por ejemplo no tiene ni 10 años y lo vemos hasta en la sopa.

Y lo mismo con la gestión del desarrollo. Nos hemos tirado décadas con los desarrollos en cascada. Después entraron los cuadernos de carga, la trazabilidad de requisitos, los procesos de desarrollo de software (odiosa norma 12.207), y toda esa burocracia. Ahora estamos inmersos de pleno en la agilidad: XP, Scrum, Manifiesto ágil, DevOps, … Cada año sale algo nuevo. Hoy en día parece que para cuando dominas algo nuevo, o has implantado algo, hay otra cosa mejor por ahí. ¿No os da la impresión de que el ritmo al que cambia todo a vuestro alrededor es más rápido que lo que somos capaces de implantar?

Y en sistemas no somos ajenos tampoco. Hemos pasado de tener sistemas on premise, a granjas de máquinas virtuales. De ahí a la nube. Y luego contenedores. Y luego sistemas de gestión de contenedores y orquestradores como Kubernetes. Y en sistemas corporativos tres cuartos de lo mismo. Un día descubrimos la automatización del plataformado de equipos, para pasar al VDI, luego el VDI en la nube, y luego BYOD. Un día montamos un CPD en nuestra oficina y descubrimos que nos piden teletrabajo. Así que montamos VPN. Pero luego nos piden poder trabajar desde cualquier parte del mundo y ser robustos a desastres, así que hay que montarlo en la nube y tener una oficina IP.

Cada vez pasan las cosas más rápido. ¿Nos espera también una singularidad en TI?

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios