Qué son los Trade-off

0

Llevo tiempo queriendo tener unas gafas VR para jugar, pero el precio y la falta de tiempo para jugar me han ido echando atrás. Hace unos días salieron las Oculus Quest a preventa, una solución VR de bajo coste, pero con una gran funcionalidad. Así que me he decidido a adquirirlas, no sin antes revisar webs de reviews y presentaciones. En la presentación principal, presentaron las Oculus Quest como el resultado de aplicar un trafe-off tras otro, hasta conseguir el precio objetivo. Y creo que el término trade-off, lo deberíamos incorporar a nuestros equipos.

Qué es un Trade-off

Es una reducción de funcionalidad o capacidad de nuestro producto con el fin de mejorar otras funcionalidades, ganar simplicidad, reducir mantenimiento, reducir tiempo y/o reducir costes.

Llevado al caso más simple, es descartar una historia de usuario o una funcionalidad técnica porque no aporta suficiente valor. Es la base de KISS. Es el resultado del arte de decir no. Y bien aplicado es una buena práctica.

Compromiso, sacrificio, intercambio

Es difícil encontrar una traducción al castellano que exprese el mismo concepto que en inglés. El matiz principal, tal y como yo lo veo, es que trade off habla de decisión. Habla de sacrificar una funcionalidad porque en ese sacrificio tenemos más valor retornado en otras áreas. Podemos usar «Solución de compromiso», «Sacrificio», «coste de oportunidad», pero todos tienen una connotación de perder.

Trade-off tiene una connotación ganadora. Es un camino en el que ganamos. Detectar y aplicar un trade-off, es ganar. Por eso recomiendo usar el anglicismo directamente sin intentar traducirlo. Porque si lo traducimos, transmitiremos el concepto de «haber perdido algo».

El lado bueno

En la charla sobre las Oculus Quest que os comentaba, el orador hablaba de los trade-offs como algo positivo. Le quitaron al producto todo lo que no aportaba un valor a la mayoría de la gente, a cambio de reducir el coste o el peso del dispositivo. ¿La mayoría de la gente ya tiene auriculares en casa? pues los quitamos. De un «hemos tomado el compromiso de quitar los auriculares» (perdida) a «hemos mejorado el coste al eliminar una funcionalidad que nadie usaba» (ganancia) hay un trecho.

Y así deberían tomárselo los equipos de desarrollo.

Una de las cosas más frustrantes en un equipo es ver como las historias se acumulan y que el equipo no puede con todo lo que llega. «Somos pocos!». En ese entorno suelen pasar dos cosas: Historias que se van a la cola, que nunca se harán (lo que yo llamo mierda feliz). O historias que se rechazan con un «No tenemos gente».

¿Por qué no cambiamos el lenguaje? Si decimos que se retira porque es un trade-off, porque el valor no supera el coste, porque sólo hace más complejo el producto; conseguiremos un punto de vista optimista. Lograremos pasar de un «No somos suficientes» a «conseguimos mantener el producto vivo sólo con 4 personas».

Muchas veces el mismo producto existe en dos empresas del mismo sector y los equipos se encuentran en un meet-up, una conferencia o por amigos comunes. Y se explican el tamaño del equipo y lo que hacen. Muchas veces la diferencia es considerable, 4-5 personas en un equipo, 20 en otro. Imagina que estás en el lado 4-5. ¿Qué pensarás?. Igual que antes, hay dos pensamientos: «¡Qué envidia, cuantos recursos tienen!», o «Je, necesitan 20 para lo que nosotros nos bastamos con 4».

Usar el término trade-off y conseguir la cultura de que aplicarlo es positivo nos permitirá dar un pasito más hacia la filosofía KISS.

KISS

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de TI en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de desarrollo de software, usando metodologías clásicas, o desarrollo ágil, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios