Ser ágil es la meta, no el camino

0

Hace un par de semanas asistí a una charla impartida por Francisco Cobos sobre agilidad. Fue una de esas charlas en las que realmente no se te descubre ningún concepto nuevo, pero que al explicar claramente lo que ya sabes, se te reactivan partes olvidadas de tu memoria y la cabeza se te pone a 100 por hora.

En la charla, uno de los aspectos que más trabajó el ponente fue el concepto de ¿qué es “Agile”?, basándose en dos pilares:

  • Ágil, es un adjetivo no es un nombre. No puedes aplicar “Agile”. Y menos ponerlo en mayúscula “como si fuese Dios”.
  • Hay mucha confusión sobre metodología. Mucho falso “maestro”. Mucha complejidad interesada (hay negocio).

Comenzamos la charla con un ejercicio muy chulo: todos los asistentes tenían que escribir en una palabra lo que significa para ellos la palabra “Agile”. Y este fue el resultado:

De 24 aportaciones:

  • 8 sobre flexibilidad o adaptabilidad.
  • 6 sobre entrega de valor, simplicidad, resultados.
  • 3 sobre velocidad

Nadie decía cosas como:

  • Scrum
  • Reuniones diarias
  • Pair programming
  • Ownership
  • Backlog

Y eso me encendió una bombilla. El cerebro ya iba a 80 por hora.

La charla sigue y se nombra a Dave Thomas (Pragmatic Dave para los amigos) y su famoso artículo “Agile is Dead“. Déjame citar una frase suya:

The word “agile” has been subverted to the point where it is effectively meaningless, and what passes for an agile community seems to be largely an arena for consultants and vendors to hawk services and products.

La palabra “agile” ha sido socavada hasta el punto de que realmente no tiene sentido, y que lo que pasa por una comunidad ágil parece ser en gran medida un escenario para que consultores y vendedores ofrezcan servicios y productos.

Y eso me puso la bombilla a tope. El cerebro ya estaba a 120 por hora.

Así que al momento tuve que sacar mi surface y comenzar a tomar notas, ideas que iban pasando por mi cabeza. Y entonces es cuando lo veo claro.

La bombilla explota. Espero no pasar por un radar.

Cuando se dice “Agile” no se habla de técnicas ni de métodos. Scrum no es “Agile”. Ni Extreme Programming. Lo que se busca es ser ágil, no aplicar ágil (lo cual no tiene sentido semánticamente). Y el concepto “metodología Ágil” es lo  más dañino que se puede plantear (y eso que yo lo uso continuamente, y probablemente lo tenga escrito en más de un sitio en el blog). Metodología, es procesos. Es cargarnos directamente el primer principio del manifiesto Agile.

Individuals and interactions over processes and tools

¿Perdón? ¿He dicho Manifiesto Agile? ¡Cuánto daño ha hecho el dominio agilemanifesto.org! No es el “Agile Manifesto”, es el “Manifesto for Agile Software Development”. Lo que se quiere es desarrollar ágilmente el software.

Cuando decimos “Agile” hablamos de un objetivo: Conseguir ser ágiles. Esto es entregar el máximo valor en todo momento, adaptándonos a los cambios, olvidándonos de ataduras como los procesos o las herramientas y muchas más cosas.

“Agile” no es pizarras y post-its. No es sprints. No es backlogs. No es product owners. No es DevOps. Todo eso son maneras, o trucos, para conseguir nuestro objetivo. Son herramientas que otros han creado para que las usemos si creemos que nos ayudarán. Pero nunca poniéndolas por encima del objetivo.

Es el destino, no el camino.

Edito: Este artículo ha levantado un poco de revuelo, creo que por no entenderse bien lo que quería explicar. Así que he preparado un artículo aclarándolo. Así, que aquí os dejo la segunda parte.

Agile

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios