La propaganda nazi

0

Si entendemos el término propaganda como algo negativo lo podríamos definir así: Comunicación que tiene como objetivo influir en la actitud de una comunidad respecto a alguna causa o posición, presentando solamente un lado o aspecto de un argumento. La comunicación no tiene porque ser falsa o cierta. Se puede mentir, se puede decir la verdad o decir verdades a medias. Lo que caracteriza la propaganda es el querer transmitir una idea y que cale en los destinatarios, que se la crean.

La propaganda no es algo exclusivo de grandes gobiernos, podemos encontrarla a pequeña escala y que nos afecte. Conocer las técnicas o ejemplos de propaganda es útil por varios motivos. Pero me gustaría destacar dos: Para inmunizarnos y no dejar que haga efecto en nosotros; y para detectar cuando se usa en nuestra contra y poder contrarrestarla. En el mundo empresarial encontramos ejemplos de propaganda. Es fácil ver como determinada idea cala en toda una empresa, y como se usan técnicas de propaganda. La gente lo hace sin darse cuenta, pero al final es propaganda. Por lo tanto hay que respetarla, porque puede tener efecto. Y cuando se comienzan a oir mentiras o verdades a medias, muchas veces nuestra reacción puede ser: No importa, es todo mentira. Pero sí que importa, sobretodo si puede hacer que los distintos interesados que influiran en nuestro trabajo se la crean.

Quizás el ejemplo más claro de propaganda fue el ejecutado por la Alemania Nazi, por lo que vamos a ver varias de sus características, y podremos obtener algunas lecciones de ella.

Transfondo

Aviso a los historiadores, voy a hacer una simplificación muy fuerte, espero no meter la pata demasiado.

Tras la primera guerra mundial, la Alemania demócrata consiguió convertirse en uno de los primeros países del mundo en lo que a comunicación de masas se refiere. Tecnológicamente estaban en cabeza y tenían un altísimo número de periódicos publicándose (más de 4.000).

En 1929 llegó la gran depresión, y a Alemania le afecto mucho más que al resto, creando una división de clases entre pobres y ricos, entre partidos de izquierda y de derecha. En aquel momento el mensaje Nazi que traía consigo jugosas mejoras económicas, caló fuertemente en la población desfavorecida. Desde sus inicios el partido Nazi ejerció una fuerte propaganda.

En 1932 el ambiente de caos de múltiples partidos y revueltas, principalmente promovidas por los Nazis, trajo consigo que el jefe de estado se viese obligado a pactar con Hitler, haciéndolo Canciller en 1933. A la que cogió el poder, Hitler usó la maquinaria de comunicación del estado para ejercer su propaganda, hacer que su mensaje calase mejor y conseguir ganar las siguientes elecciones, teniendo entonces mucho más poder, controlando el Parlamento. Poco después un incendio en el Parlamento fue utilizado como excusa para conseguir suspender temporalmente la constitución, ya que se afirmó que el incendio era el inicio de una revolución comunista. Esa suspension temporal, terminó siendo permanente.

La maquinaria de propaganda no sólo hablaba de la mejor gestión de los Nazis, sino también sobre otros ideales propios del partido. Así consiguió unir a gran parte del país en los ideales antisemitas, de expansión y superioridad de su raza.

¿Cómo logró eso? Veamos algunas de las teorías.

Ideas sobre argumentos

La propaganda Nazi no consistía en complejas descripciones. No intentaba justificar conceptos o explicaciones. La propaganda Nazi transmitía ideas. Ideas como que el judío era malo. No pretendía explicarlo, sólo transmitir la idea y que en la gente calase la idea de que los judíos son malos.

Simplicidad

Hilter, en su libro Mein Kampf (Mi lucha) describe:

Toda propaganda efectiva debe auto-limitarse solo a unos pocos puntos, y usarlos como eslogan.

“Mein Kampf” Adolf Hitler

Si lo que se quiere es transmitir una idea, no se puede hacer una propaganda compleja. Se parecerá más a un eslogan publicitario, con una frase simple y pegadiza que a un texto. Y no se trataba de inculcar un ideario complejo. Las ideas eran pocas: Arios los mejores, otras razas malas, … cosas simples y fáciles de entender.

Repetitividad

La cita famosa para ilustrar este punto es la del ministro de propaganda de Hitler

Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad

Joseph Goebels

La primera vez que se transmite la mentira, puede causar incredulidad. Las veces siguientes puedes llegar a acostumbrarte. Y en el momento que la mayoría empieza a aceptarla el sistema se realimenta, en un caso claro de falacia ad populum.

Según Goebels, el político o la figura pública debía estar preparada para adecuar, deformar e incluso crear conscientemente versiones distorsionadas de los hechos y transmitirlos posteriormente a una audiencia que, si bien podía resistirse a su aceptación, terminaría cediendo con la repetición de la mentira.

Callar otros mensajes

La Alemania Nazi fue muy efectiva en ello. Si tu mensaje es el único, es mucho más fácil que consiga hacer efecto. Para ello los Nazis censuraron todos los medios de comunicación que no tenían un mensaje afín. A los judios que poseían medios de comunicación se les obligo a vender su empresa a no judios. En pocos meses no había ningún medio que transmitiese otro mensaje diferente.

Esto llego no sólo a los medios, sino a las personas influyentes, que fueron enviadas a campos de concentración.

Lección aprendida

Las mismas técnicas pueden verse en la empresa, sobretodo en empresas grandes. Y pueden verse con objetivos mucho más sencillos que los que plasmamos aquí. Por ejemplo: Es fácil que tras un par de subidas fallidas se empiece a generar la idea de que las subidas fallan. El mensaje comienza a repetirse, y repetirse. La mayoría empieza a pensarlo y no importa si sólo han fallado 2 de 100 subidas, la empresa entera comenzará a creer que las subidas suelen fallar. Este mensaje puede llegar al CEO, y poner en riesgo la imagen de los gestores de TI.

O por ejemplo, se produce una caída de sistemas. Los administradores acusan a desarrollo de crear una versión defectuosa, hacen un rollback y se reestablece el servicio. Posteriormente los desarrolladores demuestran que no fue un problema del código, pero el responsable de los administradores sigue repitiendo eso. Meses más tarde, en reuniones sigue diciéndose que los programadores deberían tener cuidado, ya que aquella vez causaron un gran impacto. Ya puedes explicar que no fue culpa de los desarrolladores, que el ideal: “Los programadores son malos o despreocupados” ya ha calado.

Y en toque de humor os recomiendo las tiras de Dilbert desde el 25 de septiembre de 2017 hasta el 30 de septiembre. No puedo ponerlas aquí por derechos de autor. Pero que claramente se ve:

  • Mensaje simple: Dilbert es mentiroso, la gente no discute sobre el caso de los servidores, se han quedado con la idea.
  • Mensaje único: Excepto Dilbert, todos dicen lo mismo.
  • Mensaje repetitivo: Hasta que todo el mundo se lo cree.

Conclusiones

Mi consejo es detectar cuando se está produciendo esta propaganda, y darle la importancia que tiene: mucha. La desinformación se combate con información. Si la idea es simple, se repite hasta la saciedad y nadie sale a demostrar su falsedad, la propaganda ganará. Hay que pararla al principio y comunicar la realidad al momento, sino, será tarde cuando se quiera parar.

FalaciaPropaganda

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios