La fórmula mágica para gestionar equipos

2

En la serie de libros “Fundación” por Isaac Asimov, existe una disciplina, creada por el personaje ficticio Hari Seldon, llamada psicohistoria. La psicohistoria es una ciencia que combina historia, psicología, sociología y matemáticas para estudiar el comportamiento de grandes masas de personas. El objetivo es predecir su comportamiento, de forma que se puedan introducir elementos que cambien el destino de la humanidad, hacia el mejor (o menos catastrófico) posible.

La psicohistoria se basa en que:

  • La población que se estudia tiene que ser muy elevada.
  • La población no debe saber los resultados del estudio, ya que les condicionaría (igual a que cuando os conté que los indicadores afectan al comportamiento, curioso…)

La idea es que no se puede predecir lo que va a hacer una persona, pero muchas personas, en conjunto, sí. Es como cuando vas a un casino. No se puede predecir la siguiente tirada de la ruleta, pero sí los promedios que saldrán al final de un mes.

La serie de libros “Fundación” versa sobre un futuro en el que Hari Seldon predice el camino que seguirá la humanidad. Ve que se dirige a un colapso, como el de la edad Media y coloca varios elementos para reducir esa “Edad Media” en sólo unos cientos de años. Pero a lo largo de los libros se demuestra que hay fallos en sus teorías, como que un individuo fuera de lo común puede llevar al traste todo su estudio, ya que puede ser una gran influencia para todos. También las relaciones con elementos externos, que no se tenían en cuenta, les afectaban. Resumiendo, aunque la cantidad de personas estudiada fuese muy elevada (del orden de billones de personas), sus cálculos podían fallar.

Volviendo a la realidad, un grupo de personas son un sistema caótico complejo. Cada persona en si misma es impredecible. Podemos intentar estudiar como se comportará un grupo de personas, y encontrar una manera de que trabajen como queremos. Pero al final el resultado del grupo será el de cada uno de sus individuos, y eso es impredecible.

Los frameworks genéricos, ya sean clásicos o ágiles, son como la psicohistoria. Grandes grupos de personas analizadas y reglas estándar publicadas. Pero nuestro equipo, ni tiene el tamaño tan grande como para que la estadística nos ayude, ni está exento de tener individuos que condicionen todo, o grupos externos que les afecten. Al igual que Seldon fracasó en fundación, nosotros fracasaremos si creemos que podemos predecir como se comportará nuestro equipo, o si creemos que las reglas que aplicaron en tal empresa o que nos dice tal experto serán las adecuadas (como os dije, mucho cuidado con los gurús). Cada equipo es un mundo diferente e impredecible. Son personas, y las personas no se pueden catalogar, clasificar o predecir matemáticamente.

Así, ¿Cuál es la fórmula mágica para gestionar equipos? No hay. Cada equipo tiene una diferente. Tendremos que ir viendo como se comporta e ir adaptándonos continuamente. Podemos leer muchas teorías de como gestionar equipos, pero al final hay que entender que ninguna de esas teorías nos dará la fórmula mágica.

Y como colofón diría, ¿Nos creemos capaces de analizar al equipo y definir sus reglas, o aceptaremos que no podemos, y les dejaremos a ellos definirlas? ¿Quién conoce mejor a las personas del equipo, que el propio equipo? Es posible que sea más fácil este proceso si se les permita a ellos gestionarse, y así auto-adaptarse, que creernos que, al igual que Seldon, somos unos cracks en psicohistoria y que podremos predecir su futuro.

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

2 comments

  1. Marisa Huaynalaya 27 agosto, 2018 at 12:50 Responder

    Genial artículo Jose, me encanta que uses a Asimov para tocar el tema. Reconocer que las personas hacen el equipo y que un elemento puede condicionar el todo a mi me lleva a pensar en la función de HR o People en una organización que suelen ser el filtro de entrada y salida de las personas… es el equipo de HR el indicado para filtrar talento cuando no forma parte del equipo de desarrollo? En qué medida consideran la personalidad del individuo dentro de un equipo durante la búsqueda de talento? ¿en base a qué descartan candidatos para un equipo? Me gustaría saber más de tu experiencia en Mallorca respecto a estos temas. Un saludo desde Londres!

    • Jose M. Huerta 28 agosto, 2018 at 18:11 Responder

      Mi opinión al papel del área de HR en la contratación de nuevo personal de TI es que a menos que esté especializado en TI, no aporta demasiado al proceso. Hay consultoras de recursos humanos que ofrecen el servicio de encontrar a personal, y en estos casos sí que puedo ver un valor añadido. Hablamos de un equipo que participa en la contratación de varias personas del sector a la semana. Pero en una empresa con un departamento de HR, las necesidades son tan particulares que normalmente aportan poco valor.
      Yo soy bastante afín a considerar a los desarrolladores como artesanos. Así casi lo mejor es que lo acepten sus compañeros y que se sientan involucrados en su contratación a que pase un determinado test de personalidad.
      La característica de personalidad que más busco es ver que tienen ganas de comerse el mundo. Es decir, ganas de hacer cosas chulas y de ser cada vez mejor y mejor. Casi prefiero eso a que cumpla todos los requisitos técnicos.
      Por último en Mallorca tenemos mucha demanda laboral y poca oferta. Con lo que a veces no te puedes poner exquisito en qué escoges. Y simplemente escoges lo mejor de lo que tienes disponible.

Post a new comment