Motivado con tu profesión

0

Mucho se habla y mucho leo sobre la motivación en el trabajo. De hecho, mucho he escrito yo también en este blog, como por ejemplo sobre técnicas para motivar. Pero siempre lo veo planteado desde el prisma de “motivar a tu equipo”. Pero, ¿motivarte a ti mismo? De eso no se habla tanto. Cuando se habla, casi siempre es del tipo “La importancia de estar motivado en tu trabajo”. ¿Y con tu profesión? Es decir, no hablo de si en tu puesto actual estás motivado o no; hablo de tu profesión como tal, independientemente del puesto que estás desempeñando. Sobre esto último, ya no veo tanto escrito. Y creo que es vital.

Cuando hablo de motivación por tu profesión, hablo de que te guste el tipo de trabajo que haces. Pero por encima de todo hablo de pasión con el trabajo que haces. Y en el entorno que nos movemos, esto es básico. Ya publiqué que la programación es un arte, y los artistas tienen que sentir pasión por lo que hacen. Realmente aplica lo mismo en programación que en administración de sistemas, en gestión de equipos o en soporte. Aplican conceptos similares a la artesanía.

Pero, ¿a qué me refiero con motivación con tu profesión? Lo más fácil, como siempre para mí, es explicarlo con ejemplos. Así que os diré qué cosas hace un programador motivado con su profesión versus uno que no lo está (al que llamaré “pasota”):

  • Cuando le dices que vamos a intentar probar algo nuevo, el motivado se pone como una moto. Te abre los ojos como platos cuando se lo cuentas, quiere participar, se le ocurren ideas y prueba cosas en casa. El pasota te pregunta si darán formación, pondrá cara de circunstancia y te avisará de que eso costará más.
  • El motivado se apunta a cualquier feria que ve pasar por delante, aunque se lo tenga que pagar. Está metido en asociaciones o meet-ups e intenta ir siempre que puede. El pasota dice “iré si me lo pagan”. Y realmente sólo irá si le dice la empresa que tiene que ir.
  • El motivado no tiene ningún problema tirándose un fin de semana en programar algo, sólo para hacer una prueba de concepto sobre una tecnología nueva. Y probablemente esa tecnología ni se haya planteado en la empresa en la que está. El pasota nunca programará en casa por iniciativa propia.
  • El motivado abre una web sobre algo nuevo y suelta un “wow” sonoro. Y se pone como una moto diciendo, “yo quiero eso” “podríamos ponerlo en tal proyecto”. El pasota suele decir algo como “pse… está bien”.

El motivado por su profesión quiere aprender cosas. Se compra libros, acude a eventos, da charlas, usa twitter, … Ya me pilláis. Es alguien que le apasiona lo que hace. Le parece divertido lo que hace y no duda si se habla de pasar el sábado “trabajando” o “entrenado” en algo que no le han pedido y no se usará en su empresa, sólo por aprender.

Y aquí viene la pregunta del millón: ¿Con qué lado te ves más reflejado?

¿Estás motivado con tu profesión? ¿Te ves más en el lado del motivado o del pasota? O dicho de otro modo ¿disfrutas de lo que haces?

Gracias señor juez. No tengo más preguntas.

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios