HiPPO

0

Un HiPPO es la opinión de la persona mejor pagada (Highest Paid Person Opinion – Hipopótamo). Hace referencia a dos hechos totalmente contradictorios: A que la intuición de la persona experta aporta mucho valor; y a que la persona mejor pagada puede imponer su criterio, sin escuchar o atender a razones de los peor pagados. Uno de los aspectos es bueno, y el otro es criminal. En este artículo comentaré como lidiar con HiPPOs y sacar lo mejor de ellos.

Un HiPPO es un claro ejemplo de argumento ad hominem, pero a la inversa. Es decir, por ser quien es el que lo dice, ya tiene más valor su opinión. Es una falacia a todas luces. Pero la realidad es que esta falacia aplica en muchas organizaciones. Ya puedes hacer hecho un caso de negocio completo, demostrado el ROI de un nuevo producto, detallado el proyecto de desarrollo y de implantación; que si luego no le entra por los ojos al CEO, te lo puede tirar abajo, sólo por su opinión.

Veamos unos consejos para trabajar con HiPPOs.

Consejo 1: Identifica a los HiPPO

Hay que tener claro qué HiPPOs pueden afectar en tu trabajo. Tu jefe, el jefe de tu jefe, el jefe de otras áreas, … hay muchos posibles HiPPOs a tu alrededor. Al final la identificación de estos HiPPOs es parte de una buena gestión de interesados. Igual que en una gestión de interesados, hay que identificarlos, conocerlos y clasificarlos. ¿Qué tipo de personas son? ¿Qué tendencias tienen? Conociendo a los HiPPOs podrás adelantarte a sus conclusiones, y tus posibilidades de éxito aumentarán.

Consejo 2: Informa a los HiPPO desde el inicio

Manten a tus amigos cerca, pero más cerca aún a los HiPPOs. Sólo hay una cosa peor que un HiPPO embistiendo, y es un HiPPO embistiendo al final de un proyecto. Cómo cualquier buena práctica de gestión de proyectos te dirá, el coste de los cambios aumenta a medida que avanza el proyecto. Los HiPPOs generan cambios, esa es su naturaleza. Por lo tanto nos interesa detectar los cambios que hagan los HiPPOs lo antes posible.

Ocultar la información a los HiPPOs, así como a cualquier otro interesado influyente, es mala práctica. Es probable que terminen enterándose y que eso provoque dos cosas:

  • El coste del cambio será mayor
  • La probabilidad de cambio será mayor

Mi experiencia me dice que a los HiPPOs les molesta que no les tengas en cuenta. Y cuanto más molestos están, más quieren cambiar. Además los HiPPO consideran su opinión como la obvia. Así si has seguido otra ruta te acusarán de falta de sentido común. Mejor tenerlos desde el principio y evitarnos problemas al final.

Además en la mayoría de los casos los HiPPOs tienen mucha experiencia e intuición, por lo que su opinión tiene valor.

Consejo 3: Lo único que puede parar a un HiPPO es la información

Si tienes claro el camino a seguir y crees que un HiPPO te dirá otro, prepárate antes de enfrentarte. El HiPPO no necesita datos, sólo su opinión. Si te enfrentas con un HiPPO sólo por intuiciones, te ganará el 99% de las veces. Mi recomendación es que justifiques con datos, con información, tu opinión. Y antes de que el HiPPO diga su opinión, justifica la tuya. Es mucho más fácil conseguir que un HiPPO apoye una opinión distinta a la suya, si todavía no ha dicho su opinión. Te constará mucho menos convencerlo si él no ha opinado. Si no, tiene que reconocer que estaba equivocado, y puede que eso no le guste al HiPPO.

Lo que tenemos que evitar a toda costa es entrar en un brainstorming con toma de decisión sin la información adecuada, si hay un HiPPO presente. Habremos abonado el campo para que aplique su intuición.

Consejo 4: Convierte decisiones en ideas

Una técnica de asertividad que se puede utilizar con mucho éxito con los HiPPOs es el convertir sus decisiones en buenas ideas. Esta técnica requerirá de todas vuestras dotes asertivas, pero os aseguro que se puede conseguir. El HiPPO normalmente no dirá categóricamente que hay que hacer una u otra cosa, lo que hará será exponer su opinión. Es posible que cuando eso suceda no tengáis las herramientas adecuadas y la información adecuada como para controlar la situación y os encotréis atrapados y teniendo que acatar la opinión del HiPPO. En este caso una buena estrategia es felicitar al HiPPO por la buena idea que ha tenido y que la vamos a estudiar. Si lo conseguimos, tendremos la oportunidad de conseguir información a favor de la que consideramos mejor opción y de la idea del HiPPO.

Por supuesto, antes de actuar habrá que volver a presentar la información al HiPPO, recordemos el consejo de informarle siempre. La ventaja es que nos habremos preparados y tendremos información a nuestro alcance.

Consejo 5: No ir en contra del HiPPO, a menos que estemos seguros

Pongamos un caso en el que tenemos dos opciones, la A y la B. Tenemos información como para considerar que la A es mejor opción, pero no estamos 100% seguros. Aparece un HiPPO que nos dice que recomienda hacer la B, pero que nos deja elegir. En estos casos hay que estar muy seguros de coger la A por dos motivos:

  • Normalmente los HiPPOs saben más de lo que nos creemos. Suelen tener razón en muchas ocasiones. Por lo que aunque los datos digan ligeramente lo contrario, hay que darle mucho peso a la opinión del HiPPO.
  • Un HiPPO recoroso nos dirá “te lo dije”. Entonces ya no es que hayamos escogido una mala opción, es que evaluamos mal la decisión. Parecerá un fracaso por cabezonería nuestra

Resumiendo: Si vamos en contra de la opinión de un HiPPO tenemos que estar muy seguros de que tenemos razón. Si no, puede convenirnos aplicar la opinión del HiPPO.

Consejo 6: Usa al HiPPO cuando no hay argumentos de peso

En ocasiones te encontrarás con que no hay solución buena. Que todas las opciones sólo se sustentan sobre sensaciones, no sobre datos. En esos casos es difícil conseguir un consenso, ya que no hay razones de peso para escoger una opción. Podemos hacer votaciones, o usar otras técnicas para llegar al consenso. En esos casos, usar el HiPPO para que decida puede ser una opción muy recomendable, por dos motivos:

  • Donde manda patrón no manda marinero: Todo el mundo acatará y remará por esa opción, una vez se constate que viene de un HiPPO.
  • Si sólo se valoran intuiciones, la del HiPPO suele ser la más valiosa.

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en Sunhotels, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios