Preparar una entrevista de trabajo

0

Los tiempos del empleado fiel han pasado a la historia. Hoy en dia las personas se cambian de una empresa a otra con mucha facilidad. Es raro ver gente que pasa más de 10 años en el mismo sitio, sobretodo en nuestro sector, y la gente va saltando de empresa a empresa buscando nuevos retos, experiencias y mejoras laborales.

En este entorno las entrevistas de trabajo ya no son un elemento del comienzo de la carrera laboral o de momentos clave en nuestra vida. Se están convirtiendo en nuestro día a día. En mi caso, aunque no esté buscando nada, raro es el mes en el que no me contacta un headhunter preguntando si estoy abierto a un cambio.  Y también es bastante común estar contratando gente nueva para reponer a los que se van.

Por lo tanto, las entrevistas de trabajo son un elemento común en nuestras vidas. Y aún así veo como mucha gente, por no decir la mayoría, son torpes. Se presentan a las entrevistas sin preparación. Una entrevista de trabajo tiene que prepararse, o si no iremos en pelotas y lo echaremos todo a suertes.

Os presento varios aspectos que deberíais preparar antes de ir a una entrevista.

Estudia la oferta

Lo primero de todo es estudiar la oferta de trabajo que te han presentado. Tenemos que conocer el puesto, las responsabilidades, el salario, que se espera de ti, … A veces tendrás más información, a veces menos. Pero tienes que conocerlo. No puedes ir a una entrevista de trabajo en la que pone que valorarán experiencia en desarrollos SDLC, sin saber qué significa eso. No es que tengas que tener experiencia, pero no puedes ir sin saber de que va eso. Demuestras que ni te has leído la oferta. Un poco de Google no hace daño.

Hay veces que la descripción es vaga y poco podemos hacer. Aquí saldrán más dudas que hechos. Pero hay otros casos en los que las descripciones son muy extensas. Lee entera la oferta y asegúrate de:

  • Entender todos los puntos que se indican. Si algo no sabes lo que es, investiga.
  • Contrastarte. ¿Tienes ese punto o no lo tienes? Si no lo tienes, ¿Tienes algo parecido a ofrecer? Pueden pedir Java. Tú no lo conoces, pero tienes .NET y los dos son orientados a objetivos. Ya tienes algo parecido a ofrecer. ¿Cuales son tus principales fallos?
  • ¿Qué falta? Investiga las carencias de la oferta, y las dudas que te surjan. Apúntalas, que luego te servirán.

Estudia la empresa

No puedes ir a una entrevista de trabajo sin saber que hacen en esa empresa. No basta con entrar en la página web y leer cuatro cosas. Hay que investigar. Si la empresa es grande tendrás página en la wiki con su historia. Seguramente, si buscas en redes sociales veras publicaciones de la empresa o relacionadas. Noticias de prensa. Dedícale por lo menos 10 o 15 minutos a investigar. Cuando estaba en Idiso, la mayoría de gente que venía a mis entrevistas no sabían lo que hacíamos, ni lo habían mirado. Los que más, le habían dado un vistazo a nuestra web, no habían entendido los servicios que ofrecíamos y se habían rendido. Y buscando por google en seguida puedes ver el accionariado principal de Idiso, los principales clientes, los servicios y las últimas noticias. También puedes ver los principales directores. Nadie mira esto. Si tú lo miras y lo estudias, te diferenciarás en la entrevista.

Tira de contactos

Las dos tareas anteriores se pueden complementar tirando de contactos. ¿Conoces a alguien allí o que haya estado allí? ¿Conoces a alguien que conozca a alguien de allí? Intenta contactar. Si puedes, podrás averiguar cosas como el clima de trabajo, beneficios que ofrecen, proyectos en marcha, tecnologías, código de vestimenta. Todo esto es clave.

Decidir tu “yo” a mostrar

Sabes quienes son y lo que quieren. Tienes entonces que adaptar tu “yo” a lo que buscan. Como siempre digo, no se trata de mentir, se trata de orientar la explicación. Si desarrollas tu marca personal, podrás ver como se adapta esta al prototipo que buscan. A lo mejor tienes que reorientarla un poco.

Quien te vaya a contratar se fijará en dos cosas:

  • Adecuación de tu perfil a lo que se solicita
  • Motivación para ese puesto

Tienes que estar motivado para el nuevo puesto. Te tiene que gustar. Y lo tienes que demostrar. Tu marca personal, el día de la entrevista, tiene que ser aquella que necesita ese trabajo, que desea ese trabajo que te ofrecen. ¿Es una empresa pequeña y ahora estás en una grande? Muestra en la entrevista que conoces ese hecho, que puedes deducir lo que implica y que es lo que estás buscando.

Pero claro, eso no lo puedes dejar a la improvisación el día de la entrevista, tienes que prepararlo.

La historia de tu vida

Es uno de los materiales básicos de tu marca personal. Si no tienes la historia de tu vida preparada, prepárala. Te van a pedir que la cuentes. Y tendrás unos 5 minutos para contarla. ¿Es tu marca personal adecuada para el puesto? Si no lo es, te tienes que plantear el cambiar la historia de tu vida. No para mentir, sino para contarla desde el punto de vista de los objetivos que buscan en la entrevista. Por ejemplo, si has sido jefe de proyecto durante 5 años, y te presentas a un puesto de Scrum Master; cuando cuentes tu etapa de jefe de proyecto, intenta contar todo lo que pueda parecer ágil. Es lo que están buscando, y es lo que tienes que contarles. Si le sueltas lo mismo que a cualquiera, creerán que no sabes nada de metodologías ágiles. Pero si has tenido algún proyecto que no era en cascada, y que era iterativo; que estabais abiertos a cambios; que teníais un panel Kanban para gestionarlo; cuéntalo.

No pierdas tiempo en trabajos que no aportan para el puesto que tienes, y esos sólo se nombran. Y usa el tiempo que tienes para aquellas etapas de tu vida que más van a aportar para el nuevo puesto.

Uno de los aspectos clave es el por qué de las decisiones que has tomado. Demostrarán tus motivaciones. Hay que orientar estas decisiones a la motivación que esperan.

Prepara respuestas

Hay preguntas que siempre tienes que preparar la respuesta. Y esta respuesta no puede ser una estándar para todas las entrevistas. La tienes que preparar en base a lo que crees que esperan de ti.

Las preguntas que tienes que prepararte siempre son:

  • ¿Qué destacarías de tí? ¿Dime 1/2/3 virtudes tuyas?
  • ¿Por qué crees que eres el indicado para este puesto? ¿Por qué deberíamos contratarte?
  • ¿Por qué quieres venir con nosotros?
  • ¿Qué es lo que más te gusta de este puesto?
  • ¿Cual es tu mayor defecto? ¿Dime 1/2/3 defectos tuyos?
  • ¿Cuales son tus expectativas?
  • ¿Por qué buscas un cambio?
  • ¿Crees que estás preparado/formado/tienes experiencia para este puesto?
  • ¿Qué sabes de nosotros? ¿Qué sabes del puesto?

A estas preguntas le tienes que añadir todo lo que tenga que ver con fallos o carencias tuyas que hayas detectado. Ejemplos:

  • Veo que no tienes experiencia/formación en esto…
  • ¿Por que has estado tanto tiempo sin trabajar?
  • ¿No crees que tienes demasiada experiencia para este puesto?
  • Veo que has cambiado mucho de trabajo últimamente…

No puedes permitirte el lujo de quedarte en blanco ante alguna de estas preguntas. Las tienes que tener preparadas y la respuesta, debe ser acorde con la imagen que quieres proyectar. Y evita respuestas “prototipo”. No presentes defectos que son virtudes por ejemplo. El típico “Mi mayor defecto es que soy perfeccionista…” está muy desgatado. Busca un defecto real tuyo que no afecte al puesto, por ejemplo. Te ofrecen un puesto de programador, pues un defecto podría ser que “no te gusta coordinar y lo haces mal, lo que te gusta es programar” Tienes que estar seguro que no esperan que coordines nada.

Prepara preguntas

Todo lo que no pone en la oferta y que te supone una duda lo tienes que apuntar. Aunque lo hayas averiguado por otra vía. Tienes que preguntar cosas y mostrar interés por lo que se te ofrece. Hay aspectos que tienes que tener claros y que son generales. Te pueden servir como preguntas.

  • ¿Cual es el horario de trabajo?
  • ¿Dais formación?
  • ¿Con qué tecnologías trabajáis?
  • ¿Cual es el salario?
  • ¿Cuando sabréis algo sobre mi candidatura?
  • ¿Tendré gente a mi cargo?
  • ¿Hay flexibilidad horaria? ¿Se puede trabajar desde casa?
  • ¿Que expectativas de progresión tendré?
  • ¿Hay otros beneficios de empresa?
  • ¿Cómo sería el proyecto/producto en el que estaría?

No te cortes en preguntar. Hay que preguntar todo lo que te haga dudar. Si no te preparas las preguntas, no se te ocurrirán en la entrevista y se quedarán en el tintero.

Resumiendo

Hay que prepararse la entrevista. Lo que te recomiendo es prepararte el material que es muy probable que salga en la entrevista y que demuestre que tienes interés. Una entrevista de trabajo versa más sobre percepciones que sobre hechos. Así que hay que dar buenas sensaciones.

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en Sunhotels, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios