TdD: Falacia por afirmación del consecuente

0

Seguimos con otra entrega de técnicas de debate, y continuamos con otra falacia. Si no sabes lo que es una falacia, te remito al primer artículo, en el que expliqué la falacia del argumento ad hominem.

Modus Ponendo Ponens

En lógica clásica, una de las herramientas más comunes es el Modus Ponendo Ponens (Modus Ponens para los amigos), que del latín podría deducirse como “Modo que al afirmar, afirma”. Se trata de una técnica deductiva en la que si sucede algo, implicará que sucede otra cosa. Vamos, la fórmula clásica: A implica C; en donde A es el antecedente y C el consecuente. Por ejemplo:

Pedro ha desarrollado un protector contra pérdidas de memoria en el servidor. Si el servidor se queda sin memoria, el sistema se reiniciará automáticamente. El antecedente es “El servidor se queda sin memoria”. El consecuente es “el sistema se reiniciará”.

Así, si sabemos que el servidor se va a quedar sin memoria, podemos deducir que el sistema se va a reiniciar. Es decir, cuando se cumple el antecedente, se cumplirá el consecuente.

La falacia por afirmación del consecuente

Es muy parecido al modus ponens, pero consiste en afirmar el antecedente a partir del consecuente. Es decir, sabiendo que se ha producido el consecuente, deducimos que también se ha producido el antecedente. Esta deducción es falsa y, aunque la conclusión podría ser verdad, nada nos lo garantiza. Continuemos con el ejemplo.

Al llegar el lunes al trabajo el equipo de desarrollo ve que el sistema se ha reiniciado múltiples veces. Así que se ponen a buscar memory leaks, porque si se reinicia es porque se queda sin memoria.

¿Veis el error? El sistema se puede reiniciar por múltiples motivos. Sabemos que si se queda sin memoria, se reiniciará. Pero si se reinicia no podemos deducir que sea porque se ha quedado sin memoria.

Parece muy simple, pero esta falacia es fácil que se meta en la cabeza de alguien, y cuesta sacarle la idea cuando pasa.

Modus Tollendo Tollens

Relacionado con esta falacia está el Modus Tollendo Tollens (Modus Tollens para los amigos), que es el contrario del Modus Ponens y que se traduciría por lo tanto como “Modo que al negar, niega”. Es otra técnica deductiva que nos indica que si negamos el consecuente, podemos deducir que se niega el antecedente. Es decir, si sabemos que no ha pasado el consecuente, podemos deducir que tampoco ha pasado el antedente; ya que si hubiese pasado el antedente, habría pasado el consecuente y como sabemos que eso no ha pasado, podemos deducir que no ha pasado el antedente. Buff!! que lío me ha quedado. Pero seguro que con el ejemplo me queda más claro.

El siguiente lunes, ven que la aplicación no se ha reiniciado ninguna vez, así que saben seguro que no ha habido problemas de memoria durante el fin de semana.

La falacia por negación del antedente

¿Os dije una falacia? Pues otra de regalo. Es muy fácil de entender. Si la falacia por afirmación del consecuente era por aplicar mal el modus ponens, la falacia por negación del antecedente es por aplicar mal el modus tollens. Es decir, deducir que no ha pasado el consecuente porque no ha pasado el antecedente. Volvamos al ejemplo:

La siguiente semana le dicen a Pedro que el sistema se ha reiniciado, así que mira los logs de la aplicación y ve que el protector por falta de memoria no se ha ejecutado. Así que manda un mail a Operaciones de TI diciendo “Revisad vuestro monitor de estado, porque es imposible que se haya reiniciado, ya que en ningún momento le faltaba memoria”.

Creo que el fallo del razonamiento de Pedro es claro, una falacia por negación del antecedente. Puede haberse reiniciado por muchos motivos.

Protección contra estas falacias

No es raro ver a estas falacias haciendo de las suyas cuando se está analizando la causa de un problema. Cuando se detecta una de las dos falacias mi recomendación no es enseñarle la teoría de estas falacias al interlocutor. Y mucho menos ponerse a hablar de “modus ponendo ponens”. Es simplemente mostrar que el consecuente puede tener otras causas que lo disparen. Vamos, diciendo “B puede pasar por otros motivos, no es imprescindible que pase A”.

Esta falacia puede ser muy dañina, sobretodo en problemas o incidencias críticas, ya que puede desviar la atención sobre la causa real y poner por el suelo todo nuestro pensamiento analítico.

Falacia

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información.
Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector.
Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo.
Actualmente trabaja en Sunhotels, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios