Análisis-Parálisis

0

Me he puesto en casa a renovar el cuarto que uso como estudio, así que he tenido el ordenador principal fuera de combate durante una semana. Resultado: El blog paralizado una semana. Así que me ha parecido oportuno hablar sobre una de las causas de parálisis de equipos principales: el Análisis-Parálisis.

El concepto de Análisis-Parálisis, o AP para los amigos, intenta aunar en dos palabras la situación de no llegar a tomar ninguna decisión, y por lo tanto no actuar, por querer analizarlo todo bien analizado.

La primera vez que oí este concepto fue por meterme en el mundo de los juegos de mesa. ¿Nunca os ha pasado que os habéis hartado de alguien que se piensa diecisiete veces cada movimiento y hace la partida muy lenta? En el mundo de los juegos es fácil decir que tal juego está abierto al AP (como por ejemplo el Risk). O que tal persona tiende al AP. Es un término común. Porque el AP convierte un momento que tendría que ser divertido, en algo realmente aburrido.

Pero en nuestro entorno también aplica. La incapacidad de encontrar la mejor solución, o de poner de acuerdo a la gente, puede llevar a retrasar o incluso anular determinadas acciones. Nuestros equipos, nuestras empresas, pueden sufrir de AP y hay que evitarlo. Veamos algunas maneras.

La fábula del zorro y el gato

Creo que no tengo que convencerte del problema del AP. Pero una fábula, con su moraleja, siempre ayuda.

Érase que se era, un zorro y un un gatito que discutían sobre sus habilidades. El zorro comenzó a alardear que su velocidad y su flexibilidad le permitían escapar de un predador de muchas maneras. Meterse en madrigueras, correr en zig-zag, saltar tras un arbusto, eran sólo una pequeña muestra de los trucos que tenía el zorro para escapar. El gatito, abrumado, reconoció que sólo sabía una manera, subir a un árbol. Es lo único que le funcionaba. El zorro se mofaba y seguía hablando de las múltiples maneras que tenía para escapar.

En medio de la conversación saltaron los perros de unos cazadores desde detrás de unos arbustos. El gatito, saltó corriendo al árbol que tenía al lado. El zorro, en cambio, se quedó unos segundos pensando cuál era la mejor via de escape. Segundos que le costaron la vida. No había decidido qué hacer, cuando los perros ya lo tenían acorralado.

Causas comunes del AP

Hay tres causas principales que llevan al AP:

  • INPUT: No conocer los riesgos o tener falta de información.
  • MIDDLE: El proceso de análisis demasiado concienzudo.
  • OUTPUT: Querer mucha precisión en la decisión.

Es simple. O la entrada es demasiado compleja y con incertidumbre, o nuestra manera de decidir lo complica, o queremos un resultado demasiado preciso.

Maneras de evitar el AP

La primera necesidad para poder ponernos a evitar el AP es querer evitarlo. Si creemos que un equipo, un projecto o una reunión sufre de AP, pero los intervinientes no lo creen así, lo tendremos muy complicado. Convencer de que queremos evitar invertir demasiado tiempo en el análisis es el primer paso.

Pero aún y cuando se desea evitarlo, podemos encontrarnos con que lo sufrimos. Aquí os dejo un par de ideas que os pueden ayudar a evitarlo.

Fijar límites de tiempo – timeboxing

Hay técnicas, como el brainstorming guiado, que nos pueden ayudar a fijar un tiempo. Antes de empezar nos proponemos que la decisión saldrá en ese tiempo. Votaciones, o decisiones del HiPPO pueden forzar un timeboxing.

Fijar el alcance

Es fácil que el proceso derive a querer decidir muchas cosas. Esto complica y complica la salida. Dejar claro los objetivos y no salirse de ellos ayuda a evitarlo.

Lo óptimo es enemigo de lo bueno

No buscamos la solución perfecta, sino una buena solución. Querer tener claro lo mejor, no ayuda. Hay que fijar la prioridad de tomar una decisión antes de un determinado tiempo, por encima de que esa solución sea la perfecta.

Iterar, dividir el problema.

El típico fase 1, fase 2, … Intentar romper el problema en distintos pasos y reducir el alcance al primer paso. Esto nos dará más información para los siguientes y reducirá complejidad en la decisión.

Forzar la objetividad

En un momento, indicar que sólo se permiten aportaciones que estén apoyadas por hechos o datos. Nada de “yo creo”. Si abrimos la caja de las emociones y las opiniones, podemos encontrarnos con problemas graves.

Extinción por Intuición

Al otro lado de AP, está la Extinción por Intuición, que consiste en tomar las decisiones por intuición, sólo por feeling, y equivocarse, lo que puede ser desastroso. Al final la virtud está en el término medio. Ni AP ni EI. ¿O acaso estoy cayendo en la falacia del punto medio?

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

Sin comentarios