Comercio electrónico: Trabajando con distintas monedas

2

Uno de los primeros dolores de cabeza a los que te enfrentarás, si tu negocio es mínimamente internacional, es el trabajo con distintas monedas. Por ejemplo, si un británico quiere comprar tu artículo, tendrá una tarjeta que trabaja en pounds, y tu banco trabaja en euros. ¿Cómo se arregla?

Aquí os dejo otro artículo de mi serie sobre comercio electrónico.

Las tarjetas trabajan en una moneda

Las tarjetas de crédito están asociadas a una moneda, y sólo pueden trabajar en esa moneda. Si eres español tu tarjeta trabajará en euros. Es cierto que puedes pagar en dolares, pero realmente tu tarjeta trabaja en euros. Porque al final tu tarjeta trabaja en euros con tu cuenta bancaria, que está en euros.

Los TPV trabajan en una moneda, casi siempre

Los TPV (Terminales Punto de Venta) son los elementos que nos proporcionan los bancos para poder cobrar con tarjeta. Puede ser físicos, como los que hay en restaurantes para pagar con tarjetas, o virtuales, como los que integramos en una web.

Los TPV casi siempre trabajan sólo con una moneda. Si quieres poder aceptar dos monedas, necesitarás dos TPV. Y la mayoría de veces el banco te exigirá que la cuenta bancaria asociada al TPV trabaje en la misma moneda. Tiene sentido, porque si cobras euros, los tienes que depositar en una cuenta bancaria en euros. No puedes hacer un ingreso de euros en una cuenta en dólares, eso implicaría cambios de moneda. Así que TPV y cuenta bancaria asociada, deben estar en la misma moneda.

Así que si quieres poder aceptar dólares, euros y pounds, necesitarás tres TPV y tres cuentas bancarias detrás. Pero esto no es 100% fijo, ya que al final depende del TPV y las tecnologías que implemente. Pero en la mayoría de los casos es así.

Como se ponen de acuerdo cuando hay discrepancia

Bueno, nuestro TPV es en euros y la tarjeta esta en dólares. ¿Cómo se entienden? Pues manda el TPV. La operación se realiza en la moneda del TPV. La tarjeta, que trabaja en dólares hace una conversión y cobra al dueño de la tarjeta la contrapartida en dólares para los euros que hay que pagar.

Resumiendo:

  • El comercio cobra en euros.
  • La operación se realiza en euros
  • El cliente ve que le han cobrado dólares.
  • La conversión del moneda la realiza la entidad de la tarjeta y le cobra los gastos de conversión al cliente.

¿Todo arreglado no? Pues no.

Los problemas de la distinta moneda

El primer problema es que al usuario, cuando paga, se le informa del valor que pagará en la moneda del TPV, pero no del factor de cambio que se le aplicará. Así, va un poco a ciegas. El contravalor se lo encontrará luego en el banco.

Y por otro lado viene el dolor de cabeza de las devoluciones. En el caso de que se produzca una devolución, ésta se realiza en la moneda de la operación. Por lo que el TPV devuelve lo que ha cobrado. Pero el cliente puede no recibir lo mismo que pagó. ¿Por qué? Veamos un ejemplo.

Imaginemos que el cambio $/€ está a 0.9. Así nuestro producto que vale 90 €, equivale a $100:

  • El comercio cobra 90€
  • La operación es por 90€
  • Al cliente se le informa de que pagará 90€
  • El cliente ve en el banco que le cobran $102

¿$102? ¿No dijimos $100? No. Las entidades de las tarjetas siempre cobran algo más por el cambio, una comisión. Tienen un negocio con este tipo de operaciones. Un mes mas tarde se produce una devolución. Pero el cambio están en ese momento a 1. Por lo que:

  • El comercio devuelve 90€
  • La operación es por -90€
  • El cliente ve en el banco $89

Volvemos a los mismo, la conversión 1 a 1 serían $90, más un poquito que se lleva la entidad de las tarjetas.

Al momento tenemos un mail de queja del cliente diciendo que no se le han devuelto los $102, que sólo se le han devuelto $89. Y por experiencia te digo que la mayoría de las veces no importa cuanto inviertas en explicárselo, no lo va a entender.

El DCC

En el proceso anterior el emisor de la tarjeta está haciendo un negocio extra con la conversión de moneda. ¿No podríamos hacerlo nosotros? Esto es lo que se nos propone desde muchos TPV con la activación del DCC (Dynamic Currency Conversion). El DCC es una opción que puede que el banco nos permita activar y entonces cada vez que el DCC detecta que el cliente usa una tarjeta de otra moneda, le ofrece pagar en la moneda de la tarjeta.

En una operación con DCC la conversión no la realiza la tarjeta, sino que la realiza el TPV.

Siguiendo el primer ejemplo anterior:

  • El comercio dice que vale 90€.
  • Al pagar, el TPV detecta que la tarjeta del cliente está en dolares, hace su conversión y le dice si quiere pagar:
    • 90 €, con lo que no sabe cuanto será luego en $. Además de que la operación al ser en €, si se devuelve, le devolverán €, no dolares.
    • $105, y la operación es en dolares.
  • El cliente decide pagar en $, y paga los $105.
  • El TPV ha obtenido $5 extra de la operación, y con el trato, nuestro comercio recibe $2 extra. con lo que en vez de 90€, cobramos 91,80 €.

Es decir, parte del “pastel” de la conversión de moneda se comparte con nosotros.

El único problema es que la operación ahora está en dolares. Así si hubiese una devolución, hay que devolver los $105, con lo que el cambio de moneda, nos perjudicaría, teniendo que devolver unos 105 € y perdiendo dinero en la operación.

Un dato curioso es que en DCC estamos obligados a informar (aunque de esto se suele encargar el TPV) de la comisión que cargamos sobre la operación. Cosa que no hace la entidad de la tarjeta.

La siguiente imagen son dos recibos de pago con una tarjeta en euros en un comercio en libras. La de la izquierda ha usado DCC, y directamente le ha cobrado 8,20€. En el segundo caso la operación es en libras:

Aunque por norma general el DCC nos permite un ingreso extra en estas operaciones.

Así que mi consejo es que si estás montando un TPV de salto y planeas trabajar con otras monedas, te plantees el uso del DCC, siempre que tu banco lo ofrezca. Le ofrecerás tranquilidad al cliente y te llevarás una comisión extra.

Sabiendo esto, yo como cliente y siempre que hablamos de relaciones de moneda estables (como euro, dollar o libra esterlina) suelo preferir pagar en la moneda del comercio cuando veo que me ofrecen pagar en mi moneda, porque sé que en esa conversión suele haber una comisión mayor a la que tendré que pagar si la conversión la hace mi banco.

Otras consideraciones

Hay que tener también cuidado con las monedas, las legislaciones y los fraudes. Por ejemplo, normalmente en España no se permite tener una cuenta en dolares y cobrar en dolares a españoles. Así que si pones el TPV en una moneda que no sea €, ojo que no podrás cobrar a los españoles.

De la misma manera nos podemos encontrar con legislaciones y otras reglas raras que sólo nos darán dolores de cabeza viendo que hay operaciones que se deniegan y no sabemos por qué.

Por último, la moneda de la tarjeta es un indicador muy bueno para el fraude. Como norma, y eso lo veremos en el futuro artículo de fraude, indicaros que todo lo que huela a raro, es que huele a fraude. Así, si la IP desde la que se nos accede, no es del mismo país que el BIN de la tarjeta, o si la moneda de la tarjeta no se corresponde con ese pais, es que huele a raro. Lo mismo, si trabajamos en el mercado nacional, no esperamos mercado internacional, y nuestro negocio está expuesto a fraude, conviene limitar las monedas que usemos.

Sobre el autor

Jose M. Huerta

Jose es Gestor de Proyectos y Gestor de Servicios en Mallorca. Es Ingeniero de Telecomunicaciones y obtuvo el Master of Advanced Studies durante su etapa como investigador. Pero no tardó en abandonar ese mundo y meterse de cabeza en el mundo de las Tecnologías de la Información. Está certificado como ITIL Expert. Tiene amplia experiencia en gestión de servicios, clásica e integrada con desarrollo, gestión de proyectos, usando metodologías clásicas y ágiles, gestión de programas y portfolios, gestión de grandes grupos de personas, localizadas y off-shore, sin dejar de perder de vista el lado técnico y freak del sector. Ha trabajado en varias empresas del sector con distintos roles en áreas tanto de gestión de servicios de soporte como de equipos de desarrollo. Actualmente trabaja en WebBeds, como responsable del equipo de operaciones TI.

2 comments

  1. Gonzalo 24 enero, 2019 at 16:21 Responder

    Lo sabia por las compras en Libras en UK, las Tjs en Argentina manejan dolares y pesos, cualquier otra moneda se convierte a dolares y pasa lo que decis vos con las devoluciones.
    2 cosas no entendi el 2do ejemplo donde la conversion la hace la empresa, porque eran 102 y ahora 115 y la diferencia es de 100 que era a 115 son 15 mas? porque decis 5?
    y la ultima no entiendo algunas siglas, DCC, TPV que serian? Recomendacion de lector foraneo poner entre paréntesis la primera vez que es cada acrónimo

Post a new comment